Presiona tu mano contra la mía en esta noche azul, sin dudas en el alma, ahora soltemos su garganta, ya no late el corazón del miserable ¿Se lo merecía? Esas preguntas no se hacen.

#Microrrelato