Todo lo que tenemos con dios es
mirar la hora
y que coincida con la psicosis.
Oir un pájaro,
sentir el sol,
y sobre todo
la marcha de los deshielos
que nos recuerdan
una vez más
la caída de lo que era
lo que nunca más será.