Que este año, abunden las letras y sus sílabas, y sus palabras con sus párrafos, aquellos llenos de suspiros, de lágrimas felices o tristes, llenos de historias y narrativa, colmados de fantasías reales o de realidades fantásticas, que esa abundancia sea abrazada por el papel, por los ojos o por ciento de pantallas. Que sea el arte el camino de la humanidad en el afán de ser y no de aparentar. Que tengan un gran año boukkeros y boukkeras.