Cuando el sol sobre el Oriente.
se iza con esbeltez,
el río muda su tez,
oscura por transparente.
Lleva el agua en su corriente,
una tonada sonora.
y si la noche aminora,
la avidez de redención.
vuelve fosca a su rincón,
el alma trémula y sola.