Es una corta historia de mi embarazo. Tengo veinte años, esperaba un bebé. Mi novio,siempre estuvo conmigo, el nunca me abandonó ni a mi ni al bebe. Era fin de semana ya caía la noche, estaba en mis ultimas semanas de embarazo, por lo tanto el bebe podría nacer en cualquier momento. Pero esa noche, del sábado, algo ocurrió.
Estaba en la cocina lavando los platos de la cena, cuando comencé a sentir las primeras contracciones, inmediatamente le gripe a mi novio, pero antes de que eso pasara escuche un fuerte grito, al no tener respuesta por parte de mi novio a duras camine hacia la sala, donde vi a mi pareja en el sofá, recostado, cubierto de sangre, me asuste, pensé que estaba alucinando pero no fue así; sentí unas manos grandes tapar mi boca. El sujeto llevaba guantes, lo supe por esa textura áspera. Ya no recuerdo que pensé en ese momento, solo sentí un inmenso dolor en mi abdomen, allí donde estaba mi bebe, hice la fuerza que pude para mirar mi pancita y la vi con la gran incisión, y como de esta salia mucha sangre. Me desmaye, y antes de que reaccionara de esta manera escuche una voz femenina decirme -ese bebe no va a nacer, si no es para mi tampoco lo sera para ti-. Desperté en el hospital, inmediatamente pregunte por mi bebe y se que les costo a los médicos decirme que el... Había recibido un corte muy profundo en su pecho, asiendo que muriera.
Al día de hoy no lo supero, estoy internada en un psiquiátrico donde me tratan, en cuanto al homicida, el caso se cerro por falta de pistas.
Solo quiero decir que, aun siento a mi bebe en mi pansita.