My Stories

Tu rostro enamorado

En verso


A tu lado,

sin banderas ni destino,

sin pasado,

siento que mi cuerpo se diluye en algo cálido

y se aligera.

Soy piedra sin peso,

brasa, corazón, verdad, más humano;

soy como tú me quieras.

Distinto,

dejo que mi espíritu se asombre

y se estremezca.

Digo amorosamente: No soy yo.

Y contemplo cómo mi voz golpea

las frescas paredes del otoño,

que aún no sabe negar,

hasta perderse, allá abajo,

entre las otras voces.

Y no hablo más.

Soy pura felicidad;

admirado,

soy menos sombra.

A tu lado

sé que nací para ser brisa

y acariciar distintas superficies

y gozar de todo

y permitir que todo goce de mí.

Conozco y comienzo a tu lado,

me desprendo de lo que fui

y, ya otro,

mi paraíso es tu rostro enamorado.