My Stories

Cuando no hablo

Cuando no hablo


–¿Qué?, ¿qué dijo?– No lograba descifrar la frase. Palabras totalmente inconexas que su corazón se negaba a escuchar. No la entendió, o sea, semántica y sintácticamente no conectó con el mensaje, quizás, por sanidad mental, pero sí con todo lo otro...el corazón también escucha. 

Se había distraído mirando al taxista que comía un alfajor con cara de hastío. Pensó en decirle que le repitiera, pero no fue necesario. Las palabras retumbaron en su cabeza como el mejor eco de una montaña: ¡P E R O Q U É P E L O T U D A!

Tres segundos duró la frase y quedó completamente desnuda, sin sonrisa… a su suerte. Cuando él dijo lo que dijo, pasó lo peor…se le C O N G E L Ó el corazón.

¿Qué iba a decir?, ¿qué se dice en ese momento? Quizás nada, quizás mucho, quizás mandarlo a la racalcadaconshadesumare, cagarlo a trompadas… ¿Qué?, ¿qué se hace con todo eso? Se quedó muda, estupefacta, se le arrancaron las P A L A B R A S.

No pudo hablar, pero no fue necesario. Le  E S C U P I Ó en la cara.