My Stories

Un último deseo

.


 

Subió con su hija a lo más alto del cerro. Querían admirar la ciudad desde arriba.
—¡Qué bellas son esas luces que cruzan el horizonte, papá!
—Son bellísimas.
—¿Puedo pedir un deseo?
—Pide todos los deseos que tú quieras.
La niña cerró los ojos.
—Escuché algo en las noticias que no pude entender, papá.
—¿Y qué escuchaste?
—¿Qué son los misiles?
—Son estrellas fugaces, hija, pero mejor cierra los ojos...