My Stories

Amores

Amores


Allí estabas, hermoso cual ángel ; mi corazón se aseguró de guardarte justo en toda su mitad, pues la otra parte ya era de un hombre al que conocí hace 14 años y que también me llenó de amor.
Te quise justo desde el primer día en que te pusieron frente a mí y me domaste con esos ojazos cual león cuarentón que cae ante su domador sin siquiera hacer resistencia.
Entonces, llamé a mi otro hombre:¡Willian, ven hijo, ayúdame con tu hermanito, por favor, que se hizo caca!