My Stories

La amante incondicional de Chet Baker

La amante incondicional de Chet Baker


ELLA aparece con frecuencia, ama su música y se deleita de antemano cuando la envían a su lado; él no puede verla pero la siente y no desconoce cuántas veces la ha convocado.

Entonces, sigue tocando y piensa: “cuando sea nuestro encuentro definitivo que se produzca con la trompeta entre mis manos y desgranando la melodía más melancólica que encuentre”.

ELLA también lo desea, que la misma perdure en el ambiente y el encuentro no los frustre. Que sea lento, pausado, como los compases que más les agradan, y que, cuando finalmente se vean cara a cara, ambos sonrían.

ELLA sigue escuchando y espera, esta, la última vez, unos metros más abajo.