GENEROSA

Está llegando el atardecer a Barcelona.
Se divisa en el horizonte una bruma de hojas secas que caen y acarician la acera.
La rambla de las Flores está asediada por el turismo, parece mentira que sea otoño, no puedo creerlo no quepo de dudas en mí mismo. En el verano lo entiendo, ¡pero y ahora!, creo que el consumismo arremete con fuerza, la gente ya no se distrae como en antaño: tertulias sentados en los bancos, en estos solo quedan los ancianos con recuerdos, conversaciones de otros tiempos y con el miedo de no poder hablar de todo…
Porque seamos honestos, hoy en día en esta tierra asoma la tendenciosa deriva del enfrentamiento. Pero bajo mi modesta opinión creo que Barcelona saldrá airosa, pues a ella le resbalan las diferencias, las fronteras y el rechazo que a otras tierras asolan. Considero sinceramente que como las hojas se secan y caen del árbol, también la idea de separarse de irnos apartando quedará seca, y se perderá con el aire en otro atardecer llevado por el viento de Barcelona, que no se deja arremeter por sentimientos ni por patriotas.
Porque siempre ha sido y siempre fue una ciudad generosa, y eso prevalecerá, pese a quien le pese. Y aunque las patrias del mundo y el mundo entero se enfade, Barcelona no se enoja, esta ciudad y sus gentes es acogedora.

Autor: Miguel Ángel Pérez Salcedo
Poeta Intemporal ©.

image
  • About
  • La importancia de la expansión individual de la conciencia para el desarrollo de una nueva humanidad.