Parte sin título

STYLE

Ella lee revistas de moda
su favorita es la Vogue
cada mes la adquiere religiosamente.
Sus modelos son clásicos – afirma
acariciando su portada.
Ella sabe de encajes
de corsés
de colores neutros
de tacones de aguja.
Siempre clásicos – suspira
mientras busca en el índice
algún artículo sobre maquillajes
y cómo se deben aplicar
para cubrir
al menos parcialmente
los golpes que recibe
cada mañana.

 

100 BOTELLAS DE COCA-COLA

Se alzan junto al muro del traspatio
vacías
amontonadas.
Aún brillan bajo el sol – advierto.
Como aquel viejo anuncio
que veía de niña
donde el presidente bebía Coca–Cola
la superestrella bebía Coca–Cola
el enfermo y el vagabundo bebían Coca–Cola
todos felices en la T.V.
Aún brillan, sí
como aquel viejo anuncio
que nunca logró
saciar mis dudas
ni calmar
mi sed.

 

THE FACTORY

Cercado por camisas abiertas y húmedas
siempre fuera del pantalón
como si adivinaran.
Es el calor de la fragua – jadean
con una sonrisa
como si adivinaran
que es demasiado para mí
aspirar el olor a jabón
y a sudor en sus nucas.
Demasiado
adivinar sus pecas
sus tatuajes
sus viejas cicatrices.
Demasiado
soportar día tras día
que me ronden con una sonrisa
como si adivinaran
que muero por moldear sus tatuajes
sus viejas cicatrices
que muero por fundirme allí
allí mismo
donde las camisas…
se abren.

 


BY TRAIN

La suciedad del vagón de carga
colillas que dejo caer sobre la herrumbre
el aserrín
las luces
el viento en mi cara
esto es el adiós
gotas de lluvia golpeando el acero
toda la noche.

Escribir comentario
/ 400

Martíncomentó hace 2 años

Buena poesía, me gusta. Gracias Dalila.
Escribir comentario
/ 400