Parte sin título

VINTAGE

 

No era satín, madre, ni terciopelo.

Era la necesidad reciclada

sobre tu máquina de coser.

Eran tus piernas hinchadas

en el pedal de la Singer,

impulsando a la aguja

hacia arriba y hacia abajo,

puntada a puntada, sin descansar.

Era yo, una mañana de diciembre,

hilvanada con retazos de tu juventud.

Tengo que blanquear el encaje – señalaste –

cuidado con los alfileres.

Eran los últimos ajustes, madre,

del vestido que estrenaría

en mi cumpleaños.

 

Escribir comentario
/ 400

Dalilacomentó hace 2 años

Gracias!!!
Escribir comentario
/ 400

Reymacomentó hace 2 años

Bello, me dio una corazonada, sí también cubana.
Escribir comentario
/ 400

Federicocomentó hace 2 años

Bella nostalgia
Escribir comentario
/ 400

Más comentarios