Mi amiga secreta.

La muerte, o por lo menos pensar en ella, siempre ha llamado mi atención. Tengo como una especie de imán, siempre aparece en mi cabeza y sin poder evitarlo siento como si fuese una amiga. Siempre tan llamativa, misteriosa y si, posiblemente hermosa ¿Por qué no? Se le ha dado mala fama, algo que según yo, no se merece.

Tristemente, o quizás no, nunca he tenido la experiencia de poder sentirla, de poder verla y sentir ese miedo, esa incertidumbre de lo que puede haber más allá de lo que conocemos. En ocasiones, a partir del comienzo de esos meses tan fríos que congelan tus dedos, he tenido esas ganas fuertes de experimentar con mi vida. Llegar a un punto en donde estás entre la vida y la muerte, pero pienso dos veces. A la primera miro mi velador, miro la cocina, mi ropero. A la segunda, mis brazos y algunas fotos. Termino arrepintiéndome. No sé si es ser valiente, si es ser fuerte o si es solo cobardía de finalizar con algo que para muchos es lo más bello que uno puede tener.

Luego, como ahora, pienso. La muerte como siempre vuelve a darse unas vueltas por mi cabeza, sonriéndome como lo hacía tiempo atrás, o tal vez burlándose de mi. Pero también, como siempre, pienso dos veces. Miro fotos, disuelvo una pastilla bajo mi lengua y me recuesto. Es tiempo de dormir, de dejar de pensar. Nos vemos a la próxima, querida amiga.

 

Escribir comentario
/ 400

Federicocomentó hace un año

Esa invitación y miedo a lo que no se conoce. Interesante
Escribir comentario
/ 400

LUIScomentó hace un año

¿Muerte?... ¿Pastilla?... Inseguridad?... Un coctel arriesgado. Un juego peligroso. Excelente historia. Impecable texto y amena narrativa. Me encanta. Un saludo.
Escribir comentario
/ 400

Beto Florescomentó hace un año

Lo desconocido es siempre llamativo para las almas aventureras, una invitación, un llamado... excelente texto, felicidades....
Escribir comentario
/ 400

Más comentarios