MASIEL MATEOS TRUJILLO

MASIEL
MASIEL publicó hace 2 años
Amor en tiempos de sms.
Quiero mandarle un sms recordándole mi amor en este aniversario, que es lo más importante, que extraño cada vez que me falta y… pero el sms se pasa de los caracteres, y solo tengo 45 centavos de saldo. Mejor espero a las doce, le timbro, ella se despierta y las dos apagamos las velas de la tarta, abrimos los regalos y se lo digo bajito, de frente.
MASIEL
MASIEL publicó hace 2 años
LA LEY DE LA SELVA

o



— ¡Augusto ha muerto bajo las garras de un león!
Tras el grito de aviso dispusimos del jeep y los camuflajes, y salimos en su búsqueda.
— Esto es una selva, aquí no hay quien viva; este polvo, este calor…
El salto del jeep entre las piedras y la velocidad con que Ernesto buscaba el camino acrecentaban el polvo que chocaba con mi rostro y aumentaba la tos, mientras empañaba los cristales de mis lentes oscuros. Llegamos con el susto y el sol marcaba el sudor en la camisa
— ¡Augusto! —corrimos hacia él, pero los guardias cuidaban el lugar.
El brazo derecho había sido arrancado casi de cuajo por el tajazo. Unos hombres desfachatados se asombraban de ver como abrían las esposas que ataban el maletín a su mano derecha. Nosotros le entregamos unas llaves. Con ellas abrieron el maletín; al abrir; salieron unas piezas precolombinas.
Los forenses tiraban fotos. El desagüe de sangre de Augusto corría por las garras del león de bronce del Prado.
MASIEL
MASIEL publicó hace 2 años
Vivo bajo un árbol, llevo años bajo su sombra. En verano toco la armónica, la gente depone monedas sobre el casco de camuflaje, me creen soñador de melodías, domesticador de animales, que solo esperan las sobras de mi sopa. Vivo bajo un árbol sus hojas secas también me han acicalado y me regresan a una arena tan lejana, donde rezar era distinto, a esta campánula que suena hoy hora tras hora para anunciar que es Navidad.
Hoy hay nieve, faroles, y guirnaldas, que avisan un año más del nacimiento de Jesús. Él se acerca, con sus manos quita de mi los cartones que me protegen de la nieve, me da de beber, más la leche se deshace en mi boca como hielo. Yo sigo hablándole, le muestro el vacío que vive donde antes de la guerra estuvieron mis piernas. Él bendice mi frente y yo no quiero que se escape entre la nieve.ni entre las vidrieras abarrotadas de frutos y nueces.
Mi apetencia por morder la manzana, hace que el adorno navideño sea un fruto, mastico su cáscara con todo el deseo acumulado, a fin de cuentas es Navidad, el fruto ha cortado mi boca, he comido el vidrio con sabor a manzanas, Yo rio, rio y rio, porque de mi derramo vino tinto, como la sangre de Jesús, un vino que mancha los cartones donde duermo bajo el árbol.
Sigo vertiendo vino rojo. Es la duodécima hora de la noche, Jesús regresa entre nieves y fuegos artificiales, escucho las sirenas de los paramédicos, Jesús besa el olvido de mis piernas. Yo camino hasta sus manos, tal vez caigo sobre ellas que me llevan, mientras el rojo sigue cayendo de mis vísceras marcando en la nieve un camino con Jesús en la última hora de la navidad.
MASIEL
MASIEL cambió la foto de perfil hace 2 años
60b956c676bc7e8de880e900

No hay más publicaciones

Sobre este usuario

poeta. narradora,amante de la pintura y la musica,la verdad frente al espejo,y su perdon

9 Publicaciones

4 Comunidades

0 Páginas

Femenino
En una relación
EDITORIAL AVILA
Universidad Máximo Gómez
Viviendo en Cuba