Nosotros no somos producto del azar, no somos una reacción química espontánea que surgió de la nada, pues sabemos que nada surge de nada. Al contrario, nosotros somos el resultado del profundo amor de Alguien que decidió crearnos para sí mismo; somos el resultado del ingenio de un Creador, pero no de cualquiera, sino del Creador de los cielos, la tierra y los mares; somos el resultado de la gracia de Dios. Nosotros somos amados.
Sin embargo, hemos estado en guerra contra nuestro Hacedor desde que somos concientes, pues siempre hemos intentado vivir para nosotros mismos y no para Él; hemos intentado vivir como nosotros queremos y no como Él quiere. Como no podemos tomar sopa con un tenedor, así tampoco podemos vivir nuestra vida lejos de nuestro Creador. No fuimos diseñados para estar lejos, sino cerca.
Pronto nos encontraremos con Él nuevamente, alistémonos para ese momento. No importa nuestra raza, lengua, tribu o nación; no importa nuestro credo o estado social; no importa nuestro género o si somos niños, jóvenes, adultos, o ancianos. Más tarde o más temprano nos vamos a encontrar con nuestro Hacedor. ¿Estamos listos?
Si oyes hoy su voz no endurezcas tu corazón. Es tiempo de reconciliarnos con Él.

Los pies descalzos sobre cristales rotos, un calvario vivido transitando en medio de la inmundicia de mis propias acciones. Veo extraños, conspiradores y actos de egoísmo, toco el claxon con violencia, no tiene ni idea de conducir, no respeta la paciencia.
Sigo sumida en un arsenal de dialécticas disputas, mientras cambio la ruta.
Aparco en una linea torcida, al igual que el discurrir de mi vida.
Tropiezo con la piedra de la ira, pronto encuentro una víctima propicia, un transeúnte activa la llama. Mirada de desprecio y…
Un fogonazo de luz evita que cruce mis ojos con quien tengo enfrente. De pronto sobre mí la lupa, la verdadera lente. Dentro de mí se aplaca el odio, encuentro igual a quien camina a mi lado o al otro, todos son un reflejo de algo más grande.
Me siento en un banco con una paz que siempre he recordado.
Las letras del abecedario juegan en mi corazón, una a una forman un mensaje claro:
- Bienvenido al camino, hijo.

Respondo en silencio con una plegaria viviente, sé que quien habla perfectamente.
Amén, digo en alto y claramente.


#Relato #Dios #Jesús #Espiritual

En esto consiste el amor: No en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
1ª Jn. 4:10

image
  • About
  • En este grupo son bienvenidos aquellos que deseen escribir, a fin de alentar a muchos que hoy se sienten necesitados de una palabra de esperanza, pero no saben donde encontrarla. Este grupo tiene el fin de presentar a Jesús, el Hijo de Dios, a los que no saben dónde buscar una salida a su necesidad. Mi deseo es que muchos puedan aquí encontrar escritos alentadores sobre cómo el Salvador del mundo puede darnos la oportunidad de nacer de nuevo y empezar la vida de cero sin importar la edad.